El Balerio y su creación

 

FRAGMENTOS

 

Fragmento de capítulo “LA ANTELACIÓN”

 

En un mundo tan frío como altivo, ese en el que vivo,

al que te traje a partir del dulce drenaje que manó de mis neuronas,

no pretendiendo otra cosa que lo encomendado,

y si el placer es tan duro como resignado,

para ambos estoy preparado.

————————-

Y a partir de lo que hemos realizado, con conciencia o con pasión,

sin herir a nadie y tan solo inmersos en la excelsa condición,

esa que nos transporte a lo intrínseco del amor,ten por seguro que el perdón

será un don de Aquel que nos juzga sin maldad;

reconociendo además que no sólo yo, sino también tú somos su creación

                                                            —————————

Y qué de tu sensual cruce de piernas, en el que tambaleante

y sibilante vas dejando casi caer…, para sostener vacilante,

el tacón más punzante que perfora la razón.

                                                            —————————

Qué febril pendiente me arrastra consciente por el arco de tu pie,

mientras recalo azorado en la cubierta del empeine…,

terminando en el escote del fino calzado que oculta hábilmente

lo que no debe mostrar.

                                                              ————————–

Goce, disfrute, placer globalizado por la sublime sensación

de ser representante de las miradas de los sexos de todo el orbe.

Que todos deseen y no puedan, que se motiven y solo miren

y que contengan lo que vierto y, como si fuera veraz profeta,

humildemente les advierto lo que en nombre del conjunto asumo…,

ser todos siendo uno.

—————————————————————————————–

                               Compra libro

——————————————————————————————

Fragmento de capítulo “LOS OTROS”

 

No pregono… tan solo en virtud de la evidencia,

y mucho menos a partir de la comprobada ciencia,

como tampoco me relajo con cualquier creencia…

Aunque lo que asumo lo hago con total conciencia

y vos…, mi incógnito testigo,  

tal vez no entiendas lo mucho que digo.

                                                      —————–

 Porque a través de tu divague resentido, amarrado en la rutina

sin sentido…, sin saberlo me envidies,

por el elevado disfrute que mi mente ha parido,

 siendo vos un triste condenado que ni siquiera ha vivido.

                                                        —————–

Y en el mismo momento en que te creías sobreseído de tamaña culpa,

con el solo hecho de haber presumido que majestuosamente eras hombre

por haber compartido con una hembra… devenida en dama,

las supuestas evidencias de lo íntimo de su esencia,

teniendo como única prueba un fingido y dubitativo quejido.

                                                           —————–

Y tu alegre fanfarronería me hace sonreír con sorna e ironía,

no porque yo sea de los dioses el elegido, sino porque además

utilices tan aparatoso altavoz para vocear tus supuestas y

grandes picardías,con las que te elevas a Dalai Lama del erotismo

y del amor, tan solo por el mecánico acto de haber subido y

bajado, en forma muy repetida, en alguna ruidosa cama

cabalgando… a supuesta dama.

                                                             —————–

 Y así como inmenso carretel, sin nada de hilo que estirar,

van alargando el cordel de una cuerda enjabonada

por la que deslizan y justifican las pegajosas y resbaladizas

razones de su nada.

——————————————————————————————

                                    Compra libro

——————————————————————————————

 Fragmento de capítulo “LA CONFESIÓN”

 

Volátil e incandescente me revuelvo en la almohada,

a sabiendas de que de mí está alejada la vacía nada…;

tal vez porque como sonajero me suenan anonadadas,

y me presionan exacerbadas las neuronas excitadas

que bailotean impresionadas ante la imagen soñada.

                                          ————————–

 Y reflejan en su baile, ante la representación de la idealizada amada,

la sombra de la encendida llama del erotismo y la pasión…;

a lo que están entregadas, tan desinhibidas como agitadas,

gozando del más célebre orgasmo no escrito en ningún salmo,

y disfrutando felices de su vigoroso marasmo.

                                           ——————————–

 Qué lujuriosa mentira me llevó a imaginar, mi pura Viridiana,

que sería más inmune que resistente a la lustrosa manzana…

que inocentemente me ofrecías.

Mientras mi débil carne sucumbía,

ostentando por valía mi valiente cobardía.

                                                ————————–

 A sabiendas de que sabía que enfrentando mi creada vida,

solo podía pasar lo que a la postre pasaría…; es decir,

que irremediablemente sucumbiría, no a lo que sucedería,

sino simple e ingenuamente a lo que mi mente crearía.

                                                 ——————————-

 No te culpo ni me aquejo; mucho menos me reniego…

Te hice porque no encontraba en esta tierra heredada

la mujer que en ella sola plasmara tanto la santidad como la lujuria,

y que a su vez reflejara con sensual melancolía,

la sutil ductilidad en el manejo de mis instintos más mezquinos.

                                               ——————————

Cuántas imaginaciones plasmamos en febriles realidades,

y cómo trastrocamos los esquivos designios en carnosas realidades…

Y ni qué hablar de la lustrosa lujuria,

que con empeño amanuense modelabas para siempre,

tanto en cuerpos inertes como en sofocadas mentes.

                                                ————————————

 Dolorosa directriz de perversidades malignas,

firmemente aunadas en tu carne y en mi mente, mientras ibas sometiendo

como angelical iniciada a todo ser que se presentaba,

mostrándote como virgen obligada tan solo a ser mancillada…,

para ser la reina absoluta de todas las fantasías realizadas.

 ——————————————————————————————

                                 Compra libro

——————————————————————————————

 


 

182 pensamientos en “El Balerio y su creación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>